Aceites escenciales en niños y bebés ¿buena idea?

ACEITES ESENCIALES-Captura de pantalla-Ecología Verde-YouTube

En los ultimos tiempos se ha puesto de moda el uso de aceites escenciales para tratar afecciones como la ansiedad o en la prevención de ciertas dolencias.

Sin embargo, esta práctica milenaria ya había sido puesta a prueba desde las antiguas civilizaciones como la egipcia y la china, donde su uso era ampliamente extendido entre esas culturas, quienes los empleaban como ingrediente escencial de sus tratamientos médicos y de belleza.

Los aceites escenciales se extraen de algunas plantas como la lavanda o el árbol del té, y dependiendo de las características de la misma será el uso y utilidad que se le puede dar, ya que se pueden administrar tanto por inhalación como por vía tópica.

Aunque en todos los casos se recomienda siempre contar con la asesoría de un experto en aromaterapia, en el caso de los niños y bebés se hace imprescindible contar con un guía certificado en este tipo de tratamientos.

Si bien es cierto que es cada vez más común el empleo de estas sustancias en pequeñines, lo más aconsejable es no utilizarlos en menores de dos años, salvo contadas excepciones.

Entre los más recomendados en estas edades están las escencias de lavanda, manzanilla alemana y mirto, debido a que sus aromas suelen ser bastantes suaves. Lo mismo ocurre con el aceite de cilantro, el cual sí puede ser empelado en niños de hasta seis meses de edad, ya que es considerado un gentle oil o aceite suave.

En todos los casos, es importante recalcar el hecho de contar con la asesoría de especialistas, así como de revisar las etiquetas de los productos y las fechas de caducidad y los ingredientes, fundamentalente cuando el pequeño presenta alguna dolencia o enfermedad.

En todos los casos, es importante recalcar el hecho de contar con la asesoría de especialistas

Cómo introducir los aceites esenciales en los niños

Enre las posibles formas de intriducir los aceites en la vida de los niños, hay dos que destacan por su efectividad. La primera de ellas sería que la mamá sea quien primero los use en su piel. De esta forma el bebé empieza a acostumbrarse al olor y va adquiriendo de manera gradual las propiedades del mismo.

La segunda, implicaría aplicarlo directamente sobre la piel del niño, siempre respetando las medidas y recomendaciones del profesional consultado. Así se evitan posibles reacciones desagradables como irritaciones, alergias o dermatitis.

Varios profesionales recomiendan, sobre todo en el caso de los niños más pequeños, diluir el aceite en agua y hacer una prueba de parche. Este test consiste en aplicar unas cintas adhesivas con la mezcla sobre la piel y dejarlo actuar durante un par de horas.

Cómo introducir los aceites esenciales en los niños

Una vez hecha la prueba, la introducción debe hacerse de manera gradual y un buen método es realizar un masaje suave y relajante con un aceite portador. También se pude hacer mediante la inhalación del aroma para crear una atmósfera de paz y calma.

Ahora bien, ¿qué es un aceite portador? Según los expertos, son todos aquellos considerados lo suficientemente suaves como para ser empleados en la piel del bebé y los cuales se pueden mezclar con otros aceites.

Entre los más comunes se pueden encontrar el aceite de risinom el de girasol y el de coco.

En todos los casos se recomiendo hacerlo de manera gradual, para que el bebé se familiarice con las sustancias. Además, se debe prestar especial atención ante la aparición de posibles reacciones alérgicas y contar con la asesoría de expertos en el tema.

Objetivo de los aceites esenciales en niños

No son pocos los especialistas que aseguran que la experiencia con aceites escenciales en niños puede ser muy reconfortante para ellos, ya que el objetivo principal de estas sustancias suele ser crear un ambiente sosegado, de calma y paz para los pequeños.

Está demostrado que tienen un gran potencial de relajación y ayudan a conciliar el sueño, por lo que son perfectos para un buen masaje antes de irse a la cama, el cual puede hacerse con aceite de almendra dulce o lavanda.

Otro de los usos más extendidos es para prevenir algunas afecciones como los indeseables piojos. Para este caso, se pueden disolver unas gotas de aceite del árbol del té en el shampoo de uso habitual.

Además, se pueden utilizar para dar suaves masajes en el área de la barriga, de esta forma se ayuda a mejorar la función digestiva.

Otros con propiedades balsámicas y antisépticas, puden ser colocados en difusores, los cuales propagan las micropartículas, conservando así todas sus propiedades.

Este caso en particular puede ser muy efectivo en situaciones de resfrío o mucha tos.

Cuando NO usar aceites escenciales

Cabe resaltar que no se recomiendo el uso de aceites escenciales durante el embarazo, así como tampoco en el caso de los niños lactantes o menores de dos años, y siempre bajo supervesión de un especialista.

Por último, después de su empleo se deben lavar muy bien las manos para evitar que entren en contacto con ojos o mucosas, ya que puede ocasionar irritación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *