Casas cubanas: detalles que las hacen únicas

Casas cubanas/Alocubano News

Las casas cubanas pudieran ser o parecerse a cualquier otra del mundo, pero no es así. Puede que aún vivas en una de ellas o que otro techo, a miles de kilómetros, te dé cobija; sin embargo, estos detalles que te vamos a mencionar resultan inolvidables.

Sin dudas las casas en Cuba pueden variar mucho en dependencia del nivel adquisitivo de la familia que la habita y de sus costumbres o gustos, no obstante es muy generalizado el uso de los siguientes objetos decorativos o de uso cotidiano.

Cuadros con fotografías familiares y con los títulos académicos

Casi siempre, al entrar una vivienda de la Isla en su sala, nos encontramos un poco de la historia íntima.

En cuadros de todos los tamaños se encuentran capturados los rostros de los niños, los abuelos, reuniones familiares y hasta los difuntos.

Sobre todo es común que el más grande de todos los portarretratos sea dedicado al primer añito del nietecito o a los 15 primaveras de la adolescente.

Asimismo, aunque en los últimos tiempos se ha perdido un poco esa tradición, todavía es muy usual ver los títulos universitarios o académicos exhibidos en las casas, como para que todo el que la visite sepa que ahí vive un profesional.

En cuadros de todos los tamaños se encuentran capturados los rostros de los niños, los abuelos, reuniones familiares y hasta los difuntos. (Foto: Captura YouTube Yoliene)

Figuras de biscuit o de porcelana

Casa cubana que “se respete” no le puede faltar su colección de figuritas decorativas hechas de biscuit o de porcelana.

Como en la Isla casi siempre se heredan los adornos de generación en generación, no es extraño que cohabiten muñecas de la época de las abuelas con otras más modernas y coloridas.

En la sala o en las cocinas, sobre mesas y “multimuebles” estos adornos forman parte de un estilo decorativo exclusivo de las madres antillanas y ¡pobre del que rompa una mientras sacude el polvo acumulado!

Figuras-de-biscuit-en-Cuba
Sacudir el polvo de dichas figuras es una verdadera odisea (Foto: Alocubano News)

Tapetes o manteles en los muebles

Los muebles de la sala son para los cubanos un bien extremadamente valioso y una reliquia casi imposible de cambiar por sus altos precios en la actualidad.

El confort no es un elemento imprescindible o la belleza, puesto a que la necesidad cotidiana nos ha obligado a emplear los que fueron de la bisabuela, los que nos regalaron y los más afortunados han podido mandarlos a hacer a su gusto y medida.

No obstante, hay un complemento que casi siempre acompaña al sofá, butacones y hasta el balance, se trata de los manteles o tapetes.

Según he escuchado, no solo se colocan por un tema estético, sino también para tratar de cuidar la limpieza de los muebles, al ponerse en lugares estratégicos como los porta brazos y los espaldares.

“Si llega algún sudado de la calle, eso evita que se llene de churre”, me comenta una vecina experta en el tema. Aunque eso indica que también los implementos deberán ser lavados sistemáticamente.

Las tendederas en las casas cubanas

Con seguridad puedo decir que no existe una casa cubana que no tenga una tendedera para ropa.

Ya sea en los patios, terrazas, cuartos y en el baño, contar con ese sitio para colgar lo lavado es un elemento imprescindible de la cotidianidad.

Una rutina de fin de semana es encontrar los “cordeles” como también se les llama, repletos de prendas de vestir y de ropa de cama recién higienizada.

Además, por si andamos “cortos” de ropa interior, en el baño es muy normal montar un cordel para ventilar las prendas íntimas y así evitar las malas vistas de algún vecino curioso.

Creo que no existe un momento más triste que ver caer al suelo una tendedera llena de ropa blanca… y lo que viene después, sobro todo si no fuiste tú la que lavaste.

¿Y tú, recuerdas otros detalles de las casas cubanas que las hacen únicas en el mundo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *