Fernando Herrera Ramírez: el cubano que “volvió a nacer” al quedar sepultado en un pozo

Fernando Herrera Ramírez

El cubano Fernando Herrera Ramírez no solo se hizo famoso tras quedar sepultado a más de 15 metros de profundidad en un pozo de una zona rural de Holguín. Ese día y tras su emocionante rescate “volvió a nacer”.

A poco más de dos semanas del accidente, sucedido cuando mientras realizaba el mantenimiento a un pozo y este desplomarse, producto de la humedad de los suelos por las continuas precipitaciones de esos días, contó su experiencia.

Con 63 años de edad y tras permanecer bajo tierra durante 28 horas, Herrera Ramírez manifiesta que “no tiene nada” para lo que pudo haberle sucedido.

En el video compartido en el perfil del comunicador Loidel Gainza, confiesa que a pesar de estar en una situación riesgosa para su vida, “nunca sintió miedo”.

Durante el testimonio, el holguinero dijo todo sucedió muy rápido y que en verdad “Nunca entendí la magnitud de esto hasta que me lo contaron” al salir de su entierro en vida.

Asimismo, menciona que mientras caía puso las manos sobre su cabeza para protegerse y que al llegar al fondo quedó en posición semi sentado, en la que no podía ver nada a su alrededor, ni siquiera sus manos.

No obstante, siempre mantuvo la esperanza de poder salir, de hecho en la actualidad solo tiene parálisis en ambos brazos, derivada del gran tiempo que los mantuvo inmovilizados, así como una de sus piernas “entumecida”.

El rescate de Fernando Herrera Ramírez, el hombre del pozo

En medio del panorama que vivía Cuba, y en particular la región oriental, producto de las intensas precipitaciones del mes de junio, se hizo viral la noticia del “hombre del pozo” en Cayo Mambí, municipio Frank País.

Durante las 28 horas desde que sucedió el enterramiento hasta que sacaron a Fernando Herrera Ramírez con vida, miles de cubanos estuvieron en vilo.

Afortunadamente, y gracias a la labor de los integrantes del ‘Comando 25’ del Ministerio del Interior (MININT) de la ciudad de Holguín junto los miembros del Comando 30 de bomberos, y la Unidad de Rescate y Salvamento de la empresa “Pedro Soto Alba” del municipio de Moa, esta historia tuvo un final feliz.

En los reportes de medios oficialistas y en las redes sociales, se pudo apreciar como los socorristas tuvieron que excavar profundamente entre piedras y tierra hasta llegar a Fernando, justo en el fondo del pozo.

Luego de haber sido atendido con urgencia en el hospital Guillermo Luis Fernández Hernández-Baquero, de Moa y haber recibido el alta, el antillano se siente “feliz y agradecido con todo”.

Sin dudas, durante el proceso de recuperación definitiva y en toda su vida, no olvidará “el día que volvió a nacer”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *