Por el extremismo, familia cubana con un niño pequeño se queda “botada” en la estación de trenes ‘La Coubre’

Estación de Trenes 'La Coubre'

No existe otra explicación para este caso denunciado en las redes sociales. Por causa del extremismo, una familia cubana con un niño pequeño se quedó “botada” a altas horas de la noche en la estación de trenes ‘La Coubre’, en la Habana.

La denuncia fue realizada en el grupo de Facebook ‘Madres Cubanas Unidas’ por la internauta Dayren Hidalgo-Gato, quien hace referencia a la terrible experiencia que tuvo que vivir el pasado domingo junto a su esposo e hijo, de apenas un año y medio.

“Se ha perdido todo sentimiento, es inhumano dejar a una familia sin abordar a un tren”, comienza su post la joven, quien relata cómo sucedieron los hechos del 28 de mayo al decir que “en la estación de tren La Coubre no nos dejaron abordar porque mi esposo se le perdió el carnet de identidad…”

A pesar de que en verdad el antillano había extraviado ese documento oficial, se hace mención a que portaba su “carnet de conducir, el cual tiene número de carnet de identidad y según la misma estación de policía de Dragones cuenta como un documento oficial”.

En Cuba resultan comunes estos abusos por parte de las autoridades a distintos niveles

El rostro del poder en la estación de trenes ‘La Coubre’ y los atropellos contra el pueblo de Cuba

En la publicación antes citada, esta madre continúa relatando que “Sin ninguna gota de piedad, con la sangre fría, todos los trabajadores estuvieron de acuerdo con dejarnos botados…”

Aún y cuando la familia contaba con su pasaje hacia Matanzas, el jefe de turno, quien dijo que “él es el dueño de la estación y el que manda”, no les permitió abordar el tren.

Para colmo de males y como evidencia de quiénes poseen el poder en Cuba, “Apareció un policía, además que no nos dejó grabar la escena porque amenazó con encarcelarnos si grabábamos; aplicando la nueva ley de comunicación social”.

Al igual que esa familia cubana, se quedaron varados dos personas de la tercera edad, quienes también tuvieron que abandonar la estación.

“Consideramos un atropello a nuestros derechos como ciudadanos lo ocurrido en la tarde noche de ayer”, termina diciendo Dayren Hidalgo-Gato, a la vez que añade, “En la mañana de ese mismo día viajamos desde Matanzas por Ómnibus Nacionales y sí nos dejaron abordar”.

Entonces vale preguntarse “¿Por qué ómnibus nacionales sí considera el carnet de conducción como documento oficial y la estación de trenes no? ¿Era necesario dejarnos a esa hora de la noche botados en la Habana?”, apunta.

Nosotros, y tal vez usted, coincida con la opinión de la protagonista de esta penosa historia acontecida en la estación de trenes ‘La Coubre’; una cubana más que fue humillada y maltratada por aquellos con una mínima dosis de poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *